Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Lun Ago 31, 2015 3:56 pm.
Últimos temas
» Petición de personajes cannon
Lun Oct 28, 2013 12:58 am por Violette Stevens

» Winter Park foro rol [Elite]
Miér Oct 02, 2013 3:22 pm por Invitado

» Creando Mundos [Normal]
Jue Ago 08, 2013 10:30 pm por Invitado

» Luminiom Indocare [Élite]
Jue Ago 08, 2013 12:26 pm por Invitado

» Buck Tick Fans [Élite]
Jue Jun 20, 2013 10:50 pm por Invitado

» Lawless City- Afiliación élite
Mar Jun 18, 2013 7:26 am por Invitado

» Summer Forever (Elite) Nuevisimo!!!
Dom Jun 09, 2013 10:16 am por Invitado

» Forevermine ahora es Stand by me (foro rol de vampire diaries) ELITE
Lun Mayo 27, 2013 7:27 pm por Invitado

» The Fairy Tale Land {Afiliacion Elite }
Miér Mayo 08, 2013 10:03 pm por Invitado

JanePorter
BellaTravaglini
CeniVan Lindström
AnnelieseSchäfer
Hades










Licencia de Creative Commons
You are the Glow por Fairy Godmother se encuentra bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España. Cualquier intento de copia, plagio de algun contenido del foro sera denunciado a Foroactivo. Gracias a Google y Deviant art por las imagenes.

::The life of a princess, from her birth is well defined:: (Saori Jin)

Ir abajo

::The life of a princess, from her birth is well defined:: (Saori Jin)

Mensaje por Jin Saori el Sáb Ene 28, 2012 5:41 pm

De cosas e historias preferidas, para contarse de generación en generación:


"LA SANGUINARIA PRINCESA TURANDOT"

Erase que se era, hace mucho tiempo,junto a la muralla que proteje el majestuoso palacio del emperador, que un hombre de fidelidad al señor de toda china daba lectura a un decreto ante el pueblo allí congregado. Según la ley, dice, la princesa Turandot sólo se casará con el príncipe de cualquier proveniencia, que sea capaz de resolver las tres adivinanzas que le propongan; el fracaso en la empresa supone a la vez la muerte, y ésta es la pena que aguarda al príncipe , que ha fracasado en su intento. El pueblo pide la sangre del príncipe; los guardias empujan a la multitud, que a su vez va en tropel hacia el palacio, gritando el nombre del verdugo, Pu-Tin-Pao.

En el tumulto ha caído un anciano. La esclava Liu, su devota compañera, pide ayuda a un hombre, que es en realidad un Príncipe que viene hasta la china guiado por la leyenda de la hermosa y sanguinaria princesa Turandot. Este reconoce en el anciano a su padre, Timur,el rey perdido y Timur a su hijo. Mientras sigue oyéndose como fondo la sed de sangre de la multitud, Timur cuenta a su hijo cómo ha sido cuidado por Liu, y ella, a su vez, explica su actitud: en una ocasión el Príncipe le dirigió una sonrisa.

Se inician los preparativos para la ejecución. La cuchilla es afilada ante los ojos de la multitud, que no cesa en sus salvajes cánticos. El tono violento desciende cuando empieza a caer la noche, en espera de que salga la luna, pero de nuevo vuelven a reclamar a Pu-Tin-Pao. Se oyen voces infantiles y después aparece el cortejo. Ahora el pueblo, al ver el pálido semblante del joven Príncipe , pide piedad para él, y a estas voces se une la del Príncipe Desconocido. Aparece entonces, ataviada en hermosos ropajes azules y una corona de diamantes, la bendita por la luna, princesa Turandot en un balcón del palacio. Todos los presentes inclinan sus cabeza extasiados por la belleza infinita de la joven, menos el verdugo y los dos prmcipes que la admiran con devoción a pesar de tan cruel alma. Turandot hace un gesto expresivo y firme, indicando que se cumpla la sentencia, sin pronunciar una palabra.

El Príncipe Desconocido ha quedado deslumbrado ante la belleza de Turandot y le entrega el corazón en el mismo momento que la ve. Cuando pasa el cortejo, con los sacerdotes, el Príncipe decide quedarse allí a pesar de las súplicas de Timor su padre y de Lius, su sirvienta. En la lejanía se escucha la voz del Príncipe que verá la muerte: "¡Te amo Turandot!" y el vocerío de la multitud cuando ha sido ejecutado y su cabeza cae hasta el canasto. El Príncipe forastero que ha observado todo, decide presentarse a la prueba y hace sonar el gong ceremonial para anunciarlo convencido de que el corazón habrá de guiarlo hasta su amor.

Ping, Pang y Pong, tres de los ministros de Turandot, vestidos con grotescas máscaras, interceptan el paso del Principe y tratan de disuadirle de su propósito. Ping dice que Turandot no es más que una mujer como las otras y que no merece la pena arriesgarse por ella, ya que su suerte será la misma que la de los otros pretendientes. Su charla es interrumpida por las sirvientas de Turandot, que les ordenan silencio para no turbar el descanso de su dueña. Pero pronto los ministros reanudan su charla. La sombra de los pretendientes de Turandot, muertos en el intento de conseguirla, vuelan sobre ellos. Finalmente, el Príncipe ahuyenta a las "máscaras", pero su padre y después Liu tratan de disuadirle, diciéndole que los dos morirán si el Príncipe persiste en su actitud. Él se conmueve ante los ruegos pidiendoles no llorar, pero sigue firme en su resolución, por lo que los cinco le piden que abandone su empresa, petición reforzada por voces ocultas que le advierten de una muerte segura, las voces de los muertos. En el momento más elevado, cuando todo se vuelve caótico,el Príncipe se niega a escuchar más, embrutecido por el rostro de Turandot en su mente y llama por tres veces a Turandot, y golpea, también por tres veces, el gong, comprometiéndose como pretendiente a la mano de Turandot o a la muerte.

En un pabellón, Ping, Pang y Pong están haciendo los preparativos necesarios para unos esponsales o para un funeral; recuerdan tranquilamente los días felices anteriores al sangriento reinado de Turandot. Ping recuerda su casa junto al lago de Homan; Pang sus bosques de Tsiang, y Pong su jardín en Kiu. Y piensan en los innumerables pretendientes de Turandot que han sido ejecutados, imaginando los felices que serían si llegara el momento en que tuviesen que preparar un lecho nupcial en vez de un cadalso para la ejecución. Los rumores que llegan desde palacio y la multitud que empieza a congregarse les hacen volver de nuevo a sus tareas.

Entonces es ahora la vista hacía una plaza ante el palacio, mientras la multitud se congrega para presenciar el desarrollo de la nueva pretensión. En lo alto de una imponente escalera aparece el anciano emperador , sentado en un alto trono dorado; la multitud se postra ante ély lo alaban. Las doncellas casaderas con voz débil y temblorosa, tratan también de disuadir al Príncipe, pero tampoco lo consiguen. Como en ocasiones anteriores un sirviente del emperador da lectura al decreto y se oyen voces infantiles llamando a Turandot, que entra, ahora vestida de oro. Antes de la prueba, explica al osado caballero las razones de su bárbaro edicto: lo hace en venganza de lo que acontenció hace muchos miles de años, cuando una princesa fue raptada y violada cruelmente por un bárbaro. Con aire amenazador aconseja al príncipe que no siga adelante, pero él insiste en su propósito con aire determinado.

Turandot plantea entonces con fríaldad la primera adivinanza:

"En la noche sombría vuela un fantasma iridiscente. Se eleva y despliega las alas sobre la negra e infinita humanidad. Todo el mundo lo invoca y todo el mundo lo implora, pero el fantasma desaparece con la aurora para renacer de nuevo en el corazón.¡Y cada noche nace,y cada día muere!"

el Príncipe responde rápidamente. Los ancianos abren sus rollos y comprueban. La respuesta es correcta. La segunda adivinanza viene entonces:

"¡Brilla como la llama y no es fuego!Es tal vez delirio.¡Es fiebre de ímpetu y ardor!La inercia le cambia en languidez,Si te pierdes o mueres se enfría.Si sueñas la conquista,¡se inflama, se inflama! Tiene una voz que escuchas palpitante y el vivo resplandor es,del ocaso!"

El principe responde casi de inmediato, tiene también la respuesta adecuada.

La expectación de los asistentes sube de grado y se emocionan. Ante la tercera pregunta Turandot palidece y transforma el acertijo en algo realmente caótico:

"¡Hielo que te inflama y con tu fuego aún más se hiela! ¡Blanca y oscura! Si te quiere libre, te hace ser más esclavo. Si por esclavo te acepta, ¡te hara emperador un día!" ¡Venga,extranjero, palideces de miedo! ¡Y te sientes perdido! Venga, extranjero,el hielo que da fuego, y que al beso derrite el alba ¿qué es?"

el príncipe duda esta vez, nervioso por no entender a donde va la respuesta, pero pronto y tras pensarselo quizas demasiado, responde con total firmeza y seguridad ante la alegría de todos, el Príncipe ha triunfado. El emperador y el pueblo declaran que el juramento obliga y Turandot debe aceptarlo.

Ella protesta ásperamente y pregunta al príncipe si la quiere conseguir por la fuerza, a lo que él replica que no y le ofrece, a su vez, una oportunidad de quedar libre: si descubre su nombre antes de la siguiente mañana, el Príncipe está dispuesto a morir. El Emperador ruega para que esa mañana el príncipe se convierta en su hijo. Cuando la corte se retira, el pueblo vuelve a postrarse ante ella y canta en su honor.

Turandot llora por sus actuares y su culpa en los jardínes del palacio. En la distancia se oye a los heraldos que proclaman una orden de Turandot: que nadie duerma,el nombre del Príncipe debe ser descubierto bajo pena de muerte. El Príncipe recoge las palabras en una aria a la que se une un coro de voces entre bastidores. Se acercan Ping, Pang y Pong, tratando de persuadirle de que abandone su intento, que está llenando de terror a toda China, para lo que le ofrecen bellas muchachas y cofres de oro y joyas. También el pueblo se une a la petici6n de los tres nobles, pero el príncipe sigue firme en su pretensión.

De repente, entra un grupo de soldados llevando con ellos a Timur y a Liu, que habían sido vistos antes con el príncipe ,el Príncipe dice que ellos no saben nada, pero el pueblo no hace caso. Se pide la presencia de Turandot. Ping se ofrece para arrancarles el nombre; entonces Liu se adelanta y dice que sólo ella lo conoce. El pueblo pide que sea torturada; Ping pregunta el nombre una y otra vez, pero a pesar de ser sometida a crueles torturas Liu no responde. El Príncipe, presente e impávido, no interviene.

Turandot pregunta a Liu qué es lo que la hace tan fuerte; ella responde: el amor. Prosiguen las torturas y aparece el verdugo. Entonces Liu dice que hablará pero antes, predice que Turandot cederá finalmente ante el príncipe, enamorada, así como le causará con ello su muerte. Y sacando un puñal se da muerte, cayendo a los pies del príncipe, sin haber revelado su nombre. Timur, desesperado por la pérdida de la muchacha, toma su mano. La multitud, ahora arrepentida, pide al espíritu de Liu que los perdone.

Salen todos, excepto el Prmcipe y Turandot. Él recrimina a Turandot por su dureza, y Turandot, que al principio rechaza al pretendiente, diciendo que ella es sagrada y que no debe profanarla, acepta que él la bese apasionadamente. Mientras se escuchan a lo lejos unas voces femeninas, Turandot empieza a ablandarse. Un coro infantil entona un himno a la mañana. Profundamente consternada por haber sido vencida por el Príncipe, Turandot llora por primera vez en su vida. Y le pide que la deje, victorioso, pues aún no ha podido conocer su nombre, pero él entonces se lo dice con dulzura: Calaf, hijo de Timur; y así le entrega su vida dandole la mayor muestra de su amor... ahora ella, si quiere, puede matarlo.

Todo ocurre despues, ante el palacio en donde la mutitud rinde homenaje al Emperador. Turandot trae a Calaf, y dice a su padre que ya conoce el nombre del extranjero: Su nombre es Amor, asegura y se besan, asi el pueblo canta lleno de júbilo el matrimonio de la princesa y el nuevo emperador.
avatar
Jin Saori
Princesa de China

Mensajes : 127
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 26/01/2012
Localización : ::En algún lugar del palacio::

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.